Magdalena Odarda: Política Energética en Rio Negro

Correo electrónico Imprimir PDF
Share

POLITICA ENERGETICA EN RIO NEGRO: “LA HISTORIA DE ENTREGA QUE FACILITO EL SAQUEO".  El petróleo es un recurso natural estratégico, y actualmente escaso, sobre el que ha girado el desarrollo de la civilización moderna, por lo cual su control otorga poder económico y geopolítico además de ganancias.

Podría decirse además que de la forma que la naturaleza ha distribuido este recurso, hoy se encuentra claramente mas concentrado en algunos pocos países. Los países más poderosos del planeta no son los que más petróleo han encontrado en su suelo, son los que han podido garantizar su suministro a través de las armas, la diplomacia y las empresas transnacionales.

La historia del petróleo en Argentina quizás sufre su peor revés con la desregulación del sector mediante tres decretos del presidente Ménem  que quitan toda importancia estratégica a los hidrocarburos y lo transforman en una commodity exportable. Esos decretos anticonstitucionales tuvieron como objetivo la entrega de los recursos naturales argentinos a las empresas privadas extranjeras, contra la soberanía nacional.

El Estado se retira del sector, como lo hizo del resto de la economía, siguiendo los preceptos de las políticas neoliberales del consenso de Washington.

 A partir de entonces el sector privado, predominadamente extranjero, tomará cada vez más importancia gracias al achicamiento de YPF y la transformación de los contratos en meras concesiones con absoluto poder de decisión.

Nuestro país, y por supuesto nuestra provincia tiene la urgente necesidad de definir una política energética mediante una planificación de largo plazo para revertir la desnacionalización del petróleo, pero además para prever como se usara, quienes serán los beneficiarios, a que ritmo se extraerá, donde si y donde no hacerlo.

Deberá demostrar un profundo análisis de la situación de cada región o áreas petroleras o potencialmente ricas en el recurso, las actividades económicas ya existentes y su incompatibilidad con las mismas y los otros bienes naturales sustanciales como el agua y la tierra que pueden verse dañados.

En fin, es necesario evaluar cual es el contexto social, ambiental y económico que caracteriza a una zona a explorar.

La historia de entregas que ha facilitado el saqueo aun espera ser superada. De no hacerlo, el petróleo seguirá siendo explotado por las empresas transnacionales prácticamente sin controles, las áreas donde se extrae seguirán padeciendo los problemas ecológicos por la contaminación y los pueblos seguirán levantándose a favor de su calidad de vida y por sus economías tradicionales.

Por justicia, no debemos olvidar Loma de la Lata, paradigma del desastre ocasionado por la explotación petrolera, a la que solo le importa la rentabilidad de lo que esta bajo tierra, y no quienes se encuentren en la superficie. Allí se detectaron restos de metales pesados que son cientos de veces más altos de lo permitido por la legislación nacional (ríos Neuquén y Negro).

Han disminuido los recursos naturales utilizados por el pueblo mapuche de forma muy severa y esto se nota en la menor superficie utilizada para áreas de pastoreo, pérdida y fragmentación de áreas naturales con la consecuente extinción de plantas de uso medicinal además de la desaparición de especies autóctonas como guanacos y choiques.

Pese que la justicia ordenó a Repsol YPF la remediación de los perjuicios medioambientales y culturales ocasionados en la región donde se halla emplazado el yacimiento, el daño ya fue hecho y las consecuencias de erosión del suelo, la contaminación del agua con metales pesados difícilmente puedan superarse, como así las enfermedades que padecen los miembros de las comunidades y la contaminación de los 630.000 mts 3 de suelo. Los trabajos de recuperación se estiman en un plazo de 20 años y demandan 307 millones de dólares aproximadamente. ¿Cuantas generaciones sufrieron y cuantas padecerán todavía las consecuencias de la explotación petrolera en Loma de la Lata?

Todo esto nos demuestra la importancia de debatir ampliamente de qué forma Río Negro va a plantearse el uso de sus recursos hidrocarburíferos, bajo que condiciones, con qué ganancias y con qué pérdidas, qué consecuencias tiene la actividad allí donde se realiza, desde un punto de vista que integre lo ambiental y social con lo económico.

La responsabilidad de decidir qué se hace con este recurso, si se prorrogan o no las concesiones a las empresas, debe ser  compartida con este Parlamento y con la sociedad rionegrina y debe originar previamente un debate profundo, pues esta es la manera en la que se transparentan los actos de gobierno y se garantiza la vida democrática.

Dicho debate debe estar precedido por una auditaría precisa que determine el grado de cumplimiento de sus obligaciones surgidas de los contratos oportunamente firmados por parte de todas las empresas petroleras que operan en territorio rionegrino.

Hoy, la ciudadanía y los legisladores desconocemos cual ha sido el accionar de las empresas concesionarias, si han invertido lo que prometieron, si se ha cumplido con la ley 17319 de Hidrocarburos, si se incumplieron cuidados ambientales, etc. Desconocemos si la autoridad de aplicación ha registrado incumplimientos y no estamos dispuestos a premiar a las empresas con una prorroga prematura.

No esta claro aun cual es el apuro que tiene el Poder Ejecutivo para prorrogar las concesiones cuando en algunos casos faltan varios años para la finalización de los contratos.  No hay información cierta, no hay debate público.

No debemos aceptar extorsiones de empresa alguna que presione por la renegociación de los contratos, ni un apuro inexplicable  del Poder Ejecutivo por  el "canon de renegociación" que simplemente nos habla de alimentar las alicaídas cajas de la provincia.

Esta en juego algo mucho más importante: el futuro de nuestra economía y de un recurso natural agotable que ha sido y sigue siendo dilapidado. Es el momento clave para que los ciudadanos, organizaciones sociales y esta legislatura nos informemos y debatamos antes de tomar decisiones trascendentes que puedan afectar a las generaciones presentes y futuras y por sobre todo a nuestra SOBERANIA.

 

 

Comentarios (0)
Escribir comentario
Your Contact Details:
Comentarios:
Security
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

Información Útil

Quíenes somos?

Gracias a los televidentes de El Catalejo Te Ve que nos insistieron en intentarlo, a la previsión de haber adquirido la dirección web en 2002 y a mantenerla desde entonces, iniciamos un 9 de Abril de 2010 un nuevo emprendimiento periodístico, festejando los CINCO años de vida de EL CATALEJO TE VE, un programa que Bariloche necesitaba porque lo que hubo en los últimos años no satisfizo. Depositamos en este digital un sinnúmero de esperanzas y aspiraciones, siempre con la idea de contribuir a brindar más Libertad de Expresión, más Democracia, más Valores y también una Férrea defensa del Sistema Democrático. Podrán participar todos quienes se manejen con el debito respeto, lenguaje y consideración y honestamente, intentaremos ser lo más objetivos dentro de nuestra obvia subjetividad. Permitimos reproducir la información citándo la fuente.

Roberto Sosa Lukman, Periodista, Martillero Público Nacional, Profesor de Cs Sociales, Editor de www.barilochedigital.com y Conductor y Productor de EL CATALEJO Te Ve, Programa de Periodismo Político que se difunde simultáneamente en ambos Video-cables de San Carlos de Bariloche desde el primer jueves de Febrero de 2006. Bartolome Mitre 125 - Of. 122 / sosalukman@gmail.com - San Carlos de Bariloche, Provincia de Rio Negro, República Argentina.-

Bariloche Digital Varios Opinión Magdalena Odarda: Política Energética en Rio Negro