COVID-19: precaución y cuidados en personas con obesidad e hipertensión

Miércoles, 17 Junio 2020 11:00 Escrito por  Publicado en Cultura y Entretenimiento

Nota de opinión de Pablo Oribe (*): Ante la pandemia, los especialistas invitaron a las personas con obesidad (enfermedad que afecta a 1 de cada 4 adultos de Argentina) e hipertensión (4 de cada 10) a cuidarse especialmente, ya que tendrían mayores probabilidades de sufrir complicaciones en caso de contraer la infección.

Recientemente, se presentó evidencia que indica que la obesidad puede agravar la enfermedad respiratoria por COVID-193. En el caso de la hipertensión arterial (HTA), ocurre algo similar y se relaciona con factores como la genética y mecanismos inflamatorios. A la fecha, la HTA sigue siendo una de las enfermedades asociadas más frecuentes en los pacientes con COVID-19.-

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, el 25,3% de los adultos en Argentina tiene obesidad1. Asimismo, 4 de cada 10 presentan hipertensión2. “Por este motivo, es particularmente importante que las personas que presenten alguna de estas condiciones tengan cuidados especiales frente a la pandemia, ya que, si contrajeran la infección, podrían tener más probabilidades de que su cuadro se agrave”, detalló la Dra. Rocío Martínez, médica clínica especialista en Hipertensión Arterial y miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

Para quienes presentan hipertensión u obesidad, el Rincón del Hipertenso, un espacio dentro del sitio web de la SAHA, que cuenta con el apoyo del laboratorio Teva, recomienda:

- Continuar con el tratamiento antihipertensivo prescripto por su médico.
- Controlarse la presión arterial, idealmente con un tensiómetro automático. Consultar al médico tratante (al menos por teléfono o WhatsApp) tanto si la presión está demasiado alta como demasiado baja.
- En lo posible, realizar actividad física dentro del domicilio (caminatas, abdominales, ejercicios para espalda, brazos y piernas). La Organización Mundial de la salud brindó precisiones al respecto.
- Si bien el descenso de peso está siempre indicado en los casos de sobrepeso y obesidad, durante esta etapa particular, según el caso, se puede aspirar a un objetivo menos estricto, como, mantener el peso sin aumentarlo.
- Llevar una alimentación saludable. Tanto la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial como la Sociedad Argentina de Nutrición presentan en sus secciones dirigidas a la comunidad recetas que se pueden hacer en casa.

El laboratorio Teva quiere contribuir a la concientización sobre la importancia de tener siempre presentes las medidas de prevención para la población general, incluyendo a aquellas personas con factores de riesgo, que consisten en el lavado de manos frecuente con jabón o soluciones con alcohol, evitar tocarse la cara con las manos sin lavar, toser en un pañuelo y descartarlo o en el pliegue del codo, cubrirse con un tapaboca al salir de hogar, evitar contacto con personas que puedan estar afectadas, mantener el distanciamiento social de dos metros, evitar lugares con alta concentración de personas, restringir al mínimo las salidas y consultar rápidamente por los canales previstos ante síntomas compatibles con COVID-19; en caso de presentar falta de aire, acercarse con urgencia al sistema de salud.

“Es importante no olvidar el factor psicológico, por lo que también es recomendable realizar tareas agradables y recreativas en casa, mantener contacto con familiares y amigos a través de videollamadas y chats, organizar juegos en red o realizar actividades culturales. A pesar de la situación, no hay que olvidarse del disfrute, de fortalecer el ánimo y el bienestar emocional”, destacó la Dra. Rocío Martínez.

La Organización Mundial de la Salud, define a la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

La obesidad fue descripta como factor de riesgo para la infección pulmonar asociándose con una ventilación defectuosa sobre todo en la base de los pulmones. Esto podría estar relacionado a la liberación de sustancias que favorecen la inflamación en los distintos tejidos, lo que genera un estado de inflamación crónica característica de la obesidad abdominal. Esto puede afectar nuestra respuesta inmunológica teniendo efecto sobre el tejido pulmonar y los bronquios.

Además, existe una asociación entre el aumento de la presión arterial y el incremento de peso. “Las personas con obesidad tienen una probabilidad 3,5 veces mayor de tener HTA. Para ambas condiciones existen factores modificables, principalmente la alimentación, el estrés, el sedentarismo y el tabaquismo”, concluyó la Dra. Martínez.

Por otro lado, la hipertensión arterial (HTA) se caracteriza por cifras de la presión arterial iguales o mayores a 140 mm Hg de PAS o máxima y/o 90 mm Hg de PAD o mínima. La HTA sigue siendo la principal causa de muerte en el mundo y es el principal factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

(*) Pablo Oribe de y para JM Oribe Comunicaciónes

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.