Hallan enterramiento precolombino de un Sacrificio masivo de niños y llamas en Perú

Sábado, 18 Julio 2020 17:00 Escrito por  Publicado en Cultura y Entretenimiento

Unas investigaciones financiadas por National Geographic Society en Huanchaquito-Las Llamas, en la costa norte de Perú, sacaron a la luz los restos esqueléticos de más de 140 niños y niñas y más de 200 llamas que, con toda probabilidad, fueron sacrificados durante un ritual acaecido entre 1400 y 1450.

El dramático suceso ha sido enmarcado en la cultura chimú, a la sombra de Chan Chan, la floreciente capital del reino chimú, cuyas ruinas se encuentran a menos de un kilómetro de distancia. Hay constancia de eventos sacrificiales humanos entre los aztecas, mayas e incas gracias a las crónicas coloniales españolas y a las excavaciones científicas modernas, pero "el descubrimiento de un evento sacrificial infantil a gran escala en la poco conocida y precolombina civilización chimú no tiene precedentes en el continente americano y puede que tampoco en el mundo entero", afirmaba Kristin Romey, la autora de un artículo publicado en abril sobre el tema, una exclusiva de National Geographic.

"La gente sacrifica lo que más valora. Puede que vieran que el sacrificio adulto era ineficaz. Continuaron las lluvias [que anegaban las infraestructuras agrícolas de los chimúes]. Puede que hubiera la necesidad de probar un nuevo tipo de víctima sacrificial", explicaba Haagen Klaus, un antropólogo de la Universidad George Mason.

Víctimas rituales

Los arqueólogos han sacado a la luz más de una docena de niños a lo largo de un solo día. Las víctimas rituales, conservadas en la arena seca durante más de 500 años, tenían sobre todo entre 8 y 12 años de edad cuando murieron.

Durante la ceremonia, los rostros de muchos de los niños fueron untados con un pigmento elaborado básicamente con cinabrio rojo. A continuación les cortaron y abrieron los pechos, probablemente para extraer sus corazones. Las llamas sacrificiales parece que corrieron la misma suerte.

Rostros pintados con un pigmento de cinabrio rojo, bocas abiertas que aún parecen aullar de dolor, restos de los textiles que oprimían sus cuerpos menudos, costillas dislocadas, un esternón cortado por la mitad y numerosos esqueletos de llamas jóvenes. ¿Qué ocurrió?

Eso se debió de preguntar el arqueólogo Gabriel Prieto, de la Universidad Nacional de Trujillo, cuando en 2011 dirigió una excavación de emergencia en Huanchaquito-Las Llamas, en la costa norte de Perú, y aparecieron los restos de 42 niños y 76 llamas. Prieto, natural de Huanchaco, estaba excavando en las cercanías un templo de 3.500 años de antigüedad cuando los lugareños le alertaron de unos restos humanos que se estaban erosionando cerca de unas dunas costeras.

En 2016, cuando finalizaron las excavaciones en Las Llamas, habían aparecido los restos esqueléticos de más de 140 niños y niñas y más de 200 llamas que, con toda probabilidad, fueron sacrificados durante un ritual acaecido entre 1400 y 1450, según ha indicado la datación por radiocarbono de las cuerdas y textiles de los fardos funerarios.

El dramático suceso ha sido enmarcado en la cultura chimú, a la sombra de Chan Chan, la floreciente capital del reino chimú, cuyas ruinas se encuentran a menos de un kilómetro de distancia. Sólo los incas comandaron un imperio más grande que el chimú en la Sudamérica precolombina: las superiores fuerzas incas pusieron fin al reino chimú alrededor del año 1475. (National Geographic Society)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.