CUENTAS DE VIDRIO EUROPEO LLEGARON A AMERICA ANTES QUE CRISTOBAL COLON

Sábado, 27 Febrero 2021 15:06 Escrito por  Publicado en Cultura y Entretenimiento

Se cree que salieron de Venecia en el siglo XV e hicieron un viaje terrestre de 17,000 kilómetros por el este, hasta Alaska. Unas cuentas de color azul brillante y fabricadas en Europa, (foto) que fueron desenterradas por arqueólogos en el Ártico de Alaska, pueden ser anteriores a la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo, asegura un nuevo y controvertido estudio.-

Según la investigación, recogida por Science Alert, estas cuentas, del tamaño de un arándano, probablemente se crearon en Venecia durante el siglo XV y luego se comercializaron hacia el este, soportando un viaje terrestre 17.000 kilómetros hacia el este, a través de Eurasia, y luego navegaron a través del Estrecho de Bering hasta lo que ahora es Alaska, según el estudio, publicado el 20 de enero en la revista American Antiquity.

Sin embargo, otros arqueólogos ponen en duda estos hallazgos, diciendo que si bien estas cuentas son viejas, no son más antiguas que el viaje de Cristóbal Colón en 1492.

"Estas cuentas no pueden ser precolombinas, porque los europeos no estaban haciendo cuentas de este tipo tan pronto", dice Elliot Blair, profesor asistente de antropología en la Universidad de Alabama, que no participó en el estudio.

En cambio, estas cuentas de vidrio probablemente datan de finales del siglo XVI o principios del XVII, lo que en sí mismo es una "historia realmente genial", dijo Blair, que se especializa en la datación y el abastecimiento de las primeras cuentas comerciales en las Américas. "Incluso con esta datación tardía, una fecha de principios del siglo XVII para estas cuentas es todavía mucho anterior al primer contacto documentado entre los nativos de Alaska y los europeos".

Hasta ahora se pensaba que Vitus Bering, un explorador danés que servía en la Armada rusa, era el primer europeo moderno en contactar con los nativos de Alaska cuando viajó allí en 1741.

Pero el descubrimiento de las cuentas azules indica que personas en Asia, posiblemente las que viven en los interiores aborígenes o en el este de Rusia, pueden haber sabido de Alaska mucho antes.

Descubiertas en 1960
Un arqueólogo estadounidense descubrió la primera de las cuentas de vidrio azul en la década de 1960 y desde entonces se han desenterrado un total de 10 en tres sitios indígenas en el Ártico de Alaska.

Los arqueólogos también han encontrado otros artefactos en estos sitios, que incluyen brazaletes de cobre y colgantes de hierro, así como material orgánico: cordeles, huesos de animales y carbón, que los investigadores datan con radiocarbono.

El descubrimiento del cordel, probablemente hecho de corteza de sauce arbustivo, fue clave; está envuelto alrededor de parte de un brazalete de cuentas azules, lo que significa que podría proporcionar un rango de fechas de cuándo se fabricó el brazalete.

Según el análisis de datación por radiocarbono, el cordel probablemente data de entre 1397 y 1488, dijo el co-investigador principal del estudio, Michael Kunz, arqueólogo del Museo del Norte de la Universidad de Alaska en Fairbanks.

"Estábamos asombrados porque eso fue antes de que Colón descubriera el Nuevo Mundo, por varias décadas", dijo Kunz.

Después de comparar los rangos de fechas de los artefactos fechados por radiocarbono, incluido el cordel, dos trozos de carbón y cuatro huesos de caribú, de los tres sitios, los investigadores encontraron que los pueblos indígenas probablemente usaron estas cuentas entre 1443 y 1488, pero con fechas potenciales que abarcan los siglos XIV al XVII.

Si la fecha de mediados del siglo XV es correcta, las cuentas serían los productos europeos más antiguos que se conocen traídos al Nuevo Mundo y el registro más antiguo de cuentas 'dibujadas', un tipo de cuentas que databa del siglo XVI, dijo Kunz.

El equipo también examinó cinco de las cuentas con análisis instrumental de activación de neutrones, una técnica que bombardea las muestras con radiactividad y luego mide la desintegración radiactiva a través de los rayos gamma que se emiten, que son únicos para cada elemento y pueden revelar la composición química de la muestra. .

Los resultados mostraron que "las cuentas de Alaska están hechas de vidrio de soda, típico de la fabricación veneciana del siglo XV y más tarde en el resto de Europa", escribieron los investigadores en el estudio.

Quizás, todas las cuentas azules llegaron de una sola vez, y se comercializaron en un centro comercial indígena regional conocido como Sheshalik, junto a la desembocadura del río Noatak y el estrecho de Bering; después de esta interacción comercial inicial, las cuentas y sus nuevos dueños probablemente se dispersaron por diferentes partes de Alaska, dijo Kunz.

"Esta investigación que hemos realizado demuestra que este tipo de cuentas existían mucho antes de que se pensara que existían", dijo Kunz. "Ese es el resultado final. Vamos contracorriente. Pero tenemos buena evidencia científica sólida (datación por radiocarbono, análisis de activación de neutrones instrumental) que respalda lo que estamos diciendo", sentencia.

Otros arqueólogos dicen que la evidencia no cuadra.

El estudio "destaca el papel de las redes de intercambio indígena" de bienes de Europa, "pero también creo que este artículo es una advertencia para sensacionalizar una historia más allá de lo que la evidencia apoya", dice Elliot Blair.

La evidencia histórica y arqueológica de cuentas dibujadas "indica claramente que no se fabricaron antes de 1550, como muy pronto", dijo Blair. "Creo que se necesitarían pruebas muy sólidas para adelantar esta fecha. Los datos que presentan los autores no hacen esto y, de hecho, los propios datos de los autores son consistentes con una fecha de principios del siglo XVII para estas cuentas", añade.

Blair se refiere a la datación por radiocarbono del hilo; aunque el análisis muestra que el bramante probablemente se creó en el siglo XV, también muestra que es posible una fecha de principios del siglo XVII, aunque menos probable.

De hecho, un vistazo rápido a los rangos de fechas de radiocarbono del estudio muestra que los indígenas de Alaska podrían haber usado las cuentas desde 1570 hasta 1650, un período que encaja con los registros de producción de cuentas dibujadas en Europa, dijo Blair.

Ni siquiera está claro si las cuentas son de Venecia, como sugieren los investigadores. "Es muy probable que las cuentas se hayan originado en Francia y no en Venecia, según los hallazgos en un sitio de fabricación de cuentas en Rouen", asegura Karlis Karklins, investigadora independiente y editora de la Society of Bead Researchers, que no participó en el estudio.

"Las primeras cuentas azules que contenían numerosas burbujas se encontraron en los desechos de fabricación de cuentas en un sitio en Rouen, Francia, que se atribuye a principios del siglo XVII... No tengo conocimiento de que tales cuentas se hayan recuperado nunca de contextos arqueológicos en Venecia o sus alrededores", añade Karklins.

Existen técnicas químicas que podrían determinar si las cuentas se hicieron en Venecia, señaló Blair, y esas podrían ayudar a resolver el misterio del origen de las cuentas. Sin embargo, los investigadores están de acuerdo en una cosa: estas cuentas son la evidencia más antigua registrada de productos europeos en Alaska.

"Cómo llegaron a la lejana Alaska desde Europa occidental en la última parte del siglo XVI o principios del XVII es un misterio en sí mismo", dijo Karklins. "Eso realmente invita a una investigación seria", concluye. (20minutos.es)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.