EL HUNDIMIENTO DE UNA PODEROSA CIVILIZACIÓN MUY CRUEL Y SALVAJE

Sábado, 16 Mayo 2020 19:02 Escrito por  Publicado en Cultura y Entretenimiento

Dos cráneos trofeo descubiertos por un equipo de arqueólogos en la selva de Belice pueden ayudar a arrojar luz sobre el enigmático hundimiento de la poderosa civilización maya del período clásico. Las calaveras descarnadas y pintadas, que se usaban como colgantes para llevar al cuello, fueron enterradas hace más de 1.000 años en la ciudad maya de Pacbitun junto con un guerrero. (foto no relacionada)

Al parecer, se trata de espantosos símbolos de poderío militar, trofeos de guerra elaborados a partir de las cabezas de los enemigos vencidos. Ambas guardan similitud con las representaciones de cráneos trofeo que lucen los soldados victoriosos en los petroglifos y los recipientes cerámicos pintados de otros yacimientos mayas.

Dos cráneos trofeo descubiertos por un equipo de arqueólogos en la selva de Belice pueden ayudar a arrojar luz sobre el enigmático hundimiento de la poderosa civilización maya del período clásico.

Las calaveras descarnadas y pintadas, que se usaban como colgantes para llevar al cuello, fueron enterradas hace más de 1.000 años en la ciudad maya de Pacbitun junto con un guerrero. Al parecer, se trata de espantosos símbolos de poderío militar, trofeos de guerra elaborados a partir de las cabezas de los enemigos vencidos. Ambas guardan similitud con las representaciones de cráneos trofeo que lucen los soldados victoriosos en los petroglifos y los recipientes cerámicos pintados de otros yacimientos mayas.

Un grabado de la ciudad maya de Yaxchilán representa al jefe local obligando a un prisionero en actitud de sumisión a besar el escudo de su captor. En la parte baja de la espalda, el rey victorioso lleva un cráneo trofeo.

Un grabado de la ciudad maya de Yaxchilán representa al jefe local obligando a un prisionero en actitud de sumisión a besar el escudo de su captor. En la parte baja de la espalda, el rey victorioso lleva un cráneo trofeo. IAN GRAHAM,

Los orificios practicados en ellas seguramente servían para sujetar plumas, tiras de cuero o las dos cosas. Otros se utilizaban para mantener las mandíbulas en su sitio y colgar el cráneo del cuello del guerrero. La parte posterior se había serrado para que la calavera quedase plana sobre el pecho de su portador.

Uno de los hallazgos está decorado con pequeñas manchas de pintura roja y con glifos tallados entre los que figura lo que mi colaborador Christophe Helmke, experto en escritura maya, cree que constituye el primer ejemplo conocido del término "cráneo trofeo" en la lengua de esta civilización.

El vasto imperio maya se desarrolló de una punta a otra de Centroamérica y sus principales ciudades aparecieron entre el 750 y el 550 a. C. Sin embargo, en el siglo VIII d. C. la población abandonó los grandes centros urbanos de todo el territorio, empezando por las tierras bajas de Guatemala, Belice y Honduras. A los arqueólogos nos fascina el misterio de lo que llamamos "la caída" del que fuera un poderoso imperio.

Los primeros estudios se centraron en identificar una única causa del hundimiento. ¿Pudo ser la degradación ambiental producto de las crecientes demandas de unas ciudades superpobladas? ¿Tal vez la guerra? ¿Quizá la pérdida de confianza en los líderes? ¿O fue la sequía? (El Pais.es)

Modificado por última vez en Domingo, 17 Mayo 2020 00:33

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.