Una multitud en Salta para la procesión del Señor y la Virgen del Milagro

Martes, 17 Septiembre 2019 22:01 Escrito por  Publicado en Cultura y Entretenimiento

Una multitud de fieles, estimada en 800.000 personas, participó este domingo de la procesión por las calles de la capital salteña con las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro, en el marco de la fiesta tradicional y más convocante del norte y una de las más grandes de la argentina.-

Desde el viernes, miles de peregrinos del interior de la provincia y de otras limítrofes comenzaron a llegar, con sus misachicos e imágenes religiosas, a la capital salteña, tras largas jornadas de caminata entre cerros y quebradas y soportando las inclemencias del tiempo.

El triduo festivo a los patronos salteños llevó por lema "Caminemos juntos, como Iglesia peregrina, hacia delante” y culminó este domingo. Estuvieron presentes el presidente Mauricio Macri y su esposa, y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, entre otras autoridades.

Asimismo, participó de los festejos el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea, obispo de San Isidro, y el secretario del Dicasterio para la Nueva Evangelización del Vaticano, monseñor Octavio Ruiz Arenas, además de otros prelados argentinos.

"Me he sentido conmovido por la expresión de fe del pueblo salteño", expresó a la prensa local el funcionario vaticano.

En el marco de esta fiesta de fe, la arquidiócesis de Salta recibió las reliquias de los santos Felipe y Santiago, patronos fundacionales de Salta, que fueron colocadas a los pies de la imagen del Señor del Milagro.

Procesión y renovación del Pacto de Fidelidad

La procesión comenzó con la salida de la Cruz Primitiva de la catedral basílica santuario, seguida por las imágenes de la Virgen de las Lágrimas y de la Virgen del Milagro, con su base de claveles blancos. Luego salió la imagen del Señor del Milagro, sobre una base de flores rojas, que fue saludada por miles de pañuelos blancos en alto y el tañido de las campañas.

La manifestación de fe se detuvo frente al monumento 20 de Febrero, donde el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, renovó el Pacto de Fidelidad de los salteños.

“Nuestra procesión, que corona el tiempo del Milagro, llega a su momento culminante. El Señor nos ha regalado la experiencia de su cercanía que libera y dignifica, que salva y reúne”, destacó en la homilía.

“Somos caminantes que atraviesan la vida juntos compartiendo la fe, juntos creciendo en la fe, juntos, como Iglesia que es una, santa, católica y apostólica. Juntos en la Iglesia que camina en comunión, en sínodo. Así estamos en esta tarde de setiembre, en esta Salta que quiere ser fiel a Dios y a los hermanos”, agregó.

El prelado consideró que la Patria “necesita el aporte de ciudadanos solidarios” e instó a los cristianos a comprometerse con la opción por los pobres. “Esta opción no es una elección sino una exigencia de nuestra fe. El papa Francisco nos recuerda que la misma es una categoría teológica. Dios otorga a los pobres su primera misericordia”, recordó.

Asimismo, llamó a “construir la unidad potenciando la libertad, cultivando la dignidad del otro de la que nos hacemos cargo, respetando toda vida y toda la vida, cuidando a los más pobres y evitando el empobrecimiento de una educación que baja la calidad y de las adicciones que destruyen personas y vínculos”.

El arzobispo salteño invitó, citando al papa Francisco, “a decir ‘no’ a una economía de la exclusión y la inequidad porque esa economía mata globalizando la indiferencia” y subrayó: “No permitamos que el bienestar nos anestesie”.

Monseñor Cargnello animó a escuchar “el llamado a recrear nuestra vida en el Señor: Volver a Cristo, aceptarlo, aceptar sus enseñanzas”

“Vamos a celebrar el Pacto. Señor, gracias por mostrarnos al Padre. Permítenos recibir de Ti, también hoy, con la frescura de la novedad que transforma, a tu Madre, nuestra querida Madre del Milagro. Cómo no confiar si Ella está siempre delante de ti para garantizar nuestro pacto de fidelidad!”, sostuvo.

“En su Corazón ponemos nuestra vida, nuestra patria, nuestra historia. En su mirada nos reconocemos hijos amados del Padre y de Ella y hermanos tuyos. En su ejemplo nos inspiramos para caminar juntos, hacia adelante. Ya explota la primavera… Es la Pascua salteña, es el Milagro. ¡Gracias Señor!”, concluyó.+

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.