EL OFICIALISMO CON ESTA GUERRA PONE EN JUEGO SU GOBERNABILIDAD

Domingo, 19 Septiembre 2021 20:02 Escrito por  Publicado en Opinión

La derrota electoral detonó el conflicto latente desde el armado de la fórmula. Tiene impacto institucional, paraliza la gestión y augura una muy difícil remontada a Noviembre. Alberto Fernández busca ahora lo que debió haber hecho desde mucho antes: construir poder propio. CFK advirtió que es el principal sostén del frente oficialista pero eso no alcanza y tampoco ayuda para nada. Lo único seguro: Nada será como antes

No hay cambio de gabinete que asegure ni normalize nada, no hay tiempo de convencer a nadie que lo que ocurre es útil o sirve para arreglar un problema inmediato como es la próxima elección a la que por concejo de la Cámpora CFK hirió de muerte. Ocurre lo que al inicio del gobierno de Raul Alfonsín se mantuvo al interior del radicalismo y con todas las reservas que acá no se quiso ocultar y por el contrario se buscó exhibir de la eor forma posible.-

En los primeros días del gobierno de 1983 muchos funcionarios se alinearon con responder a las autoridades partidarias y no a los dirigentes electos en intendencias o gobernaciónes. Naturalmente esto causó una dicotomía de lealtades y de cumplimiento de obligaciónes estratégicas, de cumplimiento de políticas prometidas y aquellas posibles del nuevo gobierno en algunas de sus áreas.

En el caso radical hasta el propio Alfonsín en sus visitas y discursos al interior del partido se encargó de encolumnar, de hacer comprender que no se podía gobernar desde el partido y por el contrario había responsables electos por el pueblo para hacerlo y desde lo institucional de la UCR se debía apoyar, aportar y formar dirigentes que pudieran hacer el relevo dirigencial y de funcionarios.

Los inconvenientes comenzaron a cesar y los encontronazos también, pero en ningún caso importante esto trascendió a los medios que sólo pudieron manejar trascendidos. Lo que se hizo en la alianza de gobierno hoy fue un desastre porque llevó a la población en general a una incertidumbre y una preocupación sin precedentes y trascendió al mundo perjudicando no sólo la imagen del país sino incluso las negociaciónes internacionales.-

El periodismo en general señala la velocidad con que escaló la guerra interna, crisis sobre crisis, tensión institucional en medio de un delicado cuadro social inmerso en una pandemia. Penoso juego de intrigas, tuits, cartas y mensajes indirectos o directos de alguna miserable e ignota diputada maleducada, que distrae de la  profundidad de la disputa: está en juego la propia continuidad de la coalición oficialista que es mucho y bastante más que un cambio o no del gabinete.

Una Cámpora que responde a CFK no al gobierno del que forma parte y se niega a entender que sólos jamás serán gobierno porque tiene un 70 % de la población en contra de sus métodos, soberbia y desprecio por los demás y otra mitad del gobierno que responde al presidente y tiene como mayores enemigos y socavadores a esos con los que comparte la gestión.-

La cuerda está tensada. En las líneas más bajas y comunicadores de ambos sectores el enfrentamiento es cada vez más profundo, más irreconciliable y los electores lo harán notar en Noviembre. Quedan dos años de gobierno que hoy se ven muy complicados, muy difíciles y todos tenemos derecho a preguntarnos ¿Se pensó realmente en el país, en la gente... de verdad se pensó? (ROSL 17-09-2021 -12 hs)

Modificado por última vez en Sábado, 09 Octubre 2021 12:12

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.