Después de 7 semanas de inactividad, volvieron a abrir las inmobiliarias porteñas, sólo para funcionar en lo administrativo, porque aún no fueron habilitadas por el Gobierno Nacional para que puedan ofrecer visitas presenciales a las viviendas en oferta de venta o alquiler.