Imprimir esta página

Ecología integral y COVID-19´: Compromisos y desafíos

Sábado, 23 Mayo 2020 17:01 Escrito por  Publicado en Opinión

Nota de opinión de Roberto Fermin Bertossi (*): ¡Nada de este mundo nos resulta indiferente! (Carta Encíclica, Laudato si,  24 de Mayo de 2015) En  vísperas del 24 de mayo, primer quinquenio de la Carta encíclica ´Laudato si´, mientras transcurre la pandemia de coronavirus, el papa Francisco afirmativamente nos recuerda: “el clima es un bien común” y como tal deberemos gestionarlo, razonable y sustentablemente.

No nos servirá describir los síntomas, si no reconocemos la raíz humana de la crisis ecológica. Hay un modo de entender la vida y la acción humana que se ha desvirtuado contradiciendo la realidad ecológica hasta dañarla, a partir de un paradigma tecnocrático/consumista, dominantemente globalizado.

A todo esto, los actuales desafíos sanitarios y económicos del COVID-19´, constituyen una oportunidad que no podremos desaprovechar si anhelamos superar satisfactoriamente tales desafíos, ello de cara a un mejor futuro común, fundamentalmente cuando estamos redescubriendo que la salud y la solidaridad son condiciones y pilares esenciales para una “economía ecológica”.

Efectivamente, la vinculación entre las dimensiones sanitarias, ecológicas, económicas y sociales de esta crisis, resulta irrefutable, razón por la cual apoyar y promover nuevas opciones para el cuidado de la naturaleza, de la biodiversidad y del hombre, no debe prescindir de tal esclarecimiento, singularmente cuando la crisis alimentaria y laboral se viene exacerbado por la pandemia, provocando el incremento de consecuencias sociales y económicas de manera catastrófica.

Ahora bien, solamente en la medida que se respeten, cuiden y remedien la vida, el agua, la flora, la fauna, la biosfera, la biodiversidad y la totalidad del ambiente,  recién entonces vg., el progreso tecnológico y digital estará subordinado al servicio del desarrollo humano y al cuidado de la casa común.

Ya no podemos postergar nuestro compromiso ecológico integral. Por eso, el  “cuidado solidario de la casa común” reclama sin ambages democratizar y humanizar la política, la ciencia, la tecnología, las profesiones, la economía, los servicios, la robótica, la inteligencia artificial, las finanzas, las empresas, los gremios y sindicatos.   

Es claro que  el valor cooperación y solidaridad como levadura de comunidad, se validará como decisivo para la cohesión y el buen vivir de los pueblos.

Como lucidamente sostiene el papa Francisco, la ecología estudia las relaciones entre los organismos vivientes y el ambiente donde se desarrollan. También exige sentarse a pensar y a discutir acerca de las condiciones de vida y de supervivencia de una sociedad, con la honestidad para poner en duda modelos de desarrollo, producción y consumo interconectados.

Cuando se habla de «medio ambiente», se indica particularmente la relación que existe entre la naturaleza y la sociedad que la habita. Esto nos impide entender la naturaleza como algo separado de nosotros o como un mero marco de nuestra vida. Estamos incluidos en ella, somos parte de ella y estamos interpenetrados. Las razones por las cuales un lugar se contamina exigen un análisis del funcionamiento de la sociedad, de su economía, de sus usos y consumos, de su comportamiento, de sus maneras de entender la realidad.

Dada la magnitud y aceleramiento de los cambios, ya no es posible encontrar una respuesta específica e independiente para cada parte del problema. Urge encontrar soluciones integrales que consideren las interacciones de los sistemas naturales entre sí y con los sistemas sociales. No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza.  

Por su parte, los desarrollos tecnológicos/digitales debieran lograrse mediante programas  equitativos desde una cooperación global e inclusiva, fortaleciendo diálogos e integraciones intersectoriales y supranacionales con valentía y discernimiento, ante los desafíos ecológicos, epidemiológicos, sanitarios, alimentarios, farmacológicos, sociales e históricos, que implicarán profundas transformaciones para todos.

Finalmente como advierte el papa Francisco, “el ambiente humano y el ambiente natural van de la mano y pueden degradarse juntos. No se podrá afrontar de forma adecuada la degradación ambiental si no comprendemos las causas que tienen que ver con la degradación humana y social”, todo lo cual nos exige una conversión ecológica profunda y global que pueda inspirarnos educación y cultura ambiental,  más creatividad e innovación, más entusiasmo y esperanza, más fecundidad y solidaridad, más progreso y paz.

(*) Roberto F. Bertossi - Investigador Cijs/UNC - Experto CoNEAU