HARTO YA DE ESTAR HARTO, YA ME CANSÉ. DE PREGUNTARLE AL MUNDO POR QUÉ Y POR QUÉ..

Domingo, 02 Mayo 2021 23:00 Escrito por  Publicado en Opinión

Esta frase, que cantaba un querido catalán hace años, revive y florece en el ánimo de los vecinos del Oeste en estos días. El disparador (lamentablemente siempre se necesita uno), es el proyecto de construcción de 8000 m² cubiertos, de un hotel y 10 cabañas en la Reserva Natural Urbana de Laguna el Trébol, sobre la costa del Lago Moreno. 

El Ejecutivo, siguiendo su línea histórica de ignorar las normas ambientales que le molestan, intenta obviar que el Plan del Oeste dice taxativamente que, en el caso de las Reservas Naturales Urbanas, se deben implementar  los Planes de Manejo de las reservas. Como el viejo cuento de la ranita a la que le calientan el agua de a poco, no salta porque no quema, se deshidrata y debilita, muriendo al final, los bosques del Oeste hace años vienen sufriendo ese proceso.

Esta vez, decidieron probar a levantar el fuego y los vecinos saltaron. Por supuesto, aparece el fondo de la cuestión, la madre del borrego. El Ejecutivo municipal, incumpliendo su propia Ordenanza 2020-CM-10, no aplica el mapa de bosques protectores y permanentes realizado en 2015. En verdad no saben qué hacer con él, porque lamentablemente para ellos, existe.

Como también existe el miedo que les produce. La definición de “Bosque permanente o protector” implica la aplicación de la ley nacional 13273 de riqueza forestal, a la cual adhirió la Pcia. de Rio Negro, ley que establece criterios protectores de la masa boscosa mucho más rigurosos que los “como si…” que venimos sufriendo desde hace años.

Mucho más antigua, aún vigente, ignorada también, tenemos la ordenanza 118 de 1977: Sólo pueden abatirse árboles…”siempre que se demuestre que no existe una solución arquitectónica capaz de resolver este problema”. Más adelante: “…en áreas boscosas la arquitectura en sus formas de planta deberá adaptarse a su entorno natural”.

Ni hablar entonces del Plan del Oeste el cual, mediante el proceso de “Acción Urbanística”, podría incluso permitir emprendimientos y desmontes en zonas denominadas de Integración Ambiental por el mismo Plan. Estas zonas están pobladas, para la ordenanza y la ley citadas, por bosques permanentes y protectores.  Obviamente esto colisiona frontalmente con los intereses del capital concentrado, al cual el ejecutivo municipal y también el provincial, evidentemente le deben algo.

El gobierno provincial, por su parte, sigue la misma lógica. Ignorando dos intimaciones del Consejo Federal de Medio Ambiente, sigue sin enviar a Legislatura el mapa de bosques que, luego de cuatro años de trabajo a fin de buscar consenso  entre distintos intereses, la Unidad Ejecutora Provincial concluyó en febrero de 2015. En la práctica, seguimos con el de 2010, mapa que deja en blanco gran parte del cerro Otto y el Oeste de Bariloche. En esas zonas, para los autores del mapa, simplemente no hay bosques.

El pasado jueves 22, a fin de profundizar el diagnóstico de situación y planear acciones, nos reunimos con Juntas Vecinales del Oeste, representantes de las RNU, concejales y técnicos de la Unidad Coordinadora Municipal. Parece que por fin, esto recién comienza.

Asociación Civil Árbol de Pie Bariloche 3 de mayo de 2021

Modificado por última vez en Domingo, 02 Mayo 2021 21:55

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.