COVID-19´ Sin una visión de conjunto nadie tendrá futuro

Lunes, 20 Abril 2020 16:01 Escrito por  Publicado en Opinión

Nota de opinión de Roberto Fermin Bertossi (*): Después de semejante pandemia mundial, nada será lo mismo.  La revalorización de la vida y el temor a la muerte, súbita y recelosamente recobraron toda su real dimensión, connotaciones e intensidad.-

También, claro, el valor de la salud, de la familia, de los amigos, del vecino, de la empatía, del servicio y arrojo de tantos magnánimos servidores voluntarios en nuestra sociedad civil mundial, todo lo cual sumará y multiplicará la obvia necesidad de  humanizar salud, educación, nutrición, economía, trabajo, tecnología, transporte y comunicaciones, como toda otra relación gregaria, ello con clara corresponsabilidad global cooperativa.   

Todo ello hoy nos exige un nuevo orden mundial con nuevos liderazgos (hoy por hoy se perfilaría Alemania) para que, mancomunadamente, podamos lograr con apropiada tensegridad y máxima resiliencia posible un nuevo contrato social, pero ahora no a partir de grandes intereses o vencedores (¿acaso los hay?) sino haciendo foco en la persona, la familia, la cooperación y la solidaridad; madurando fundacional, digital, nacional e internacionalmente, uniones cooperativas productores/consumidores y  prestadores/usuarios sin apabullantes intermediarios ni lucros insaciables (vg., según hoy traducen tremendos sobreprecios usurarios de barbijos, alcohol en gel, alimentos, medicamentos, etc.); todo ello  desde un respeto mutuo, simétrico, en pos de una cultura del encuentro y de la satisfacción sin exclusiones.

Ante el desafío digital sistémico, omnipresente y desigual que viene cambiándolo todo, brotarán nuevas relaciones sociales, sanitarias, educativas, laborales (teletrabajos), culturales y hasta religiosas,  como se verifican por estos días.

En efecto, ante un obligado uso profuso de “las redes” vg.,  no solo se trabaja, se enseña, se aprende, se hace periodismo o como en casi todas las profesiones se atiende médica y psicológicamente desde casa, sino que también se puede verificar una curiosa e inédita manifestación cultual: la práctica digital masiva de ´diversas liturgias´ desde el domicilio personal de cada creyente, feligrés, adherente o simpatizante; algo que ya advirtió y desautorizó el astuto papa Francisco con su sagacidad característica, en tanto y en cuanto lo digital se contrapone a la ´comunión o sacramentalidades católicas públicas y tangibles´, físicamente coparticipadas, porque así fueron secularmente concebidas y sostenidas.

Indubitablemente y como nunca, el COVID-19´ nos aisló físicamente e incomunicó personal, familiar, amical y relacionalmente (nadie sabe por cuánto tiempo). De tal manera, por estos días nuestra sociabilidad humana debe subordinarse a la conexión vía WiFi e Internet; entre confinamiento y confinamiento,  no más.

No obstante, esta crisis también puede ser la oportunidad de mancomunarnos hacia una economía menos líquida, más humana; desacelerando el vertiginoso e idiota ritmo de consumo actual para alentar sustentables producciones, industrializaciones y distribuciones satisfactorias e incluyentes para un buen vivir, “buen vivir”  que nos facilite y recupere activamente una ecología integral.

Ojalá la cooperación y la solidaridad inspiren la justa condivisión entre las naciones y sus instituciones para afrontar la crisis actual de manera solidaria, porque sin una visión de conjunto, finalmente nadie tendrá futuro.

Este compromiso ecológico integral, mancomunado y solidario, debe de asignar un rol vital al  “cuidado  de la casa común”;  democratizando y humanizando sin ambages,  ciencia, tecnología y finanzas para que cooperen con el nuevo orden mundial, sin prevalecer sobre el bien común ni el bienestar general global.   

Claramente el valor cooperación y solidaridad como levadura de comunidad, se validará como decisivo para la cohesión y supervivencia de los pueblos. Por último, cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer, ante esta luctuosa realidad de realidades globales –reitero- ¡¡ sin una visión de conjunto nadie tendrá futuro !!

(*) Roberto  Fermín  Bertossi - Investigador Cijs / UNC

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.