Todos conocemos las razones y necesidades que movilizan a la mayoría de los titulares de Pymes y comercios en general ante esta situación de pandemia y en contrario, la necesidad de cerrar la circulación de personas para evitar la incontrolable difusión del virus. Lo que no imaginaron ni las cámaras que los nuclean ni las asociaciónes, es que el cambio de actitudes provocado por la cuarentena es ni más ni menos que un cambio en las prioridades del vecino común.-