Es la reflexión inicial de todos quienes van conociendo las actitudes de este grupo de personas que no puede exhibir autoridad alguna, hasta ahora, para reclamar tierras que aseguran les pertenecen y las propias comunidades indigenas no les reconocen y el estado no posee ninguna comprobación de ello como para fundar el reclamo.-