“Con todo lo que hemos avanzado en estos siete meses sería oportuno darle un cierre definitivo a las negociaciones con los acreedores extranjeros y a la reestructuración de los bonos bajo la ley local, para no arriesgar todo logrado hasta el momento y darle a la Argentina la sostenibilidad que estamos buscando”, sostuvo.