¿LA MUNICIPALIDAD COLABORÓ CON LA TOMA DEL OTTO? FUNCIONARIO COMPROMETIDO

Viernes, 10 Septiembre 2021 12:00 Escrito por  Publicado en Actualidad Política

GRAVÍSIMO: Una dudosísima maniobra con tierras municipales desnudó la masiva toma de tierras en la ladera sur del Cerro Otto. Un funcionario se habría arrogado la potestad de "prestar y delimitar" (atribución que no tiene ni el Intendente mismo) un lote de terreno a un allegado o amigo que además tiene antecedentes de violar las normas y leyes. Lamentablemente se digitó desde el Instituto de Tierras de forma unilateral, desconociendo derechos, necesidades y urgencias de otro centenar de familias. ¿Que pasa con los funcionarios? Unos roban, otros regalan lo que no es suyo...

Los colegas del diario El Cordillerano de hoy refleja la situación en una nota de Christian Masello que pide a los gritos la intervención de Fiscalía por un lado (deberes de funcionario público) y del Concejo Deliberante por el otro (atribuciónes del IMTVHS y su titular) OBSERVE LA RARA RAZONABILIDAD QUE HABRÍA MOTIVADO UN HECHO SEMEJANTE UE NO TIENE ANTECEDENTES EN LA HISTORIA DE LA CIUDAD:

“Le entregamos un lote en préstamo, por su necesidad, ya que nosotros nos hacemos cargo de la vulnerabilidad.”

Con esas palabras, el titular del Instituto de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social, Javier Giménez, reconoció que, desde el organismo, asistieron a una persona llamada César González, con un segmento de tierra en la zona que, por una aparente instigación de esa persona, derivó en la toma de la ladera sur del cerro Otto, sobre dos terrenos privados y uno municipal.

“Es un hombre que había tenidos problemas con la ley, que salió, y no conseguía nada en ningún lado”, expresó. Cabe resaltar que, entre los inconvenientes con la justicia, figuraban cuestiones relacionadas con tomas anteriores.

“Nosotros mismos lo acompañamos y le indicamos dónde le prestábamos el lote, y le dimos la custodia, no solo a César, sino también a otro muchacho que se llama Jorge”, contó.

“González venía continuamente al Instituto, en nombre de un grupo de diez familias que tenemos incorporado en el nuevo loteo de Las Morenas, en un compromiso de hace tres o cuatro años. Y, a él, como tenía esa urgencia, porque decía que lo echaban de todos lados, que no tenía trabajo y no sabía qué hacer, le hicimos ese préstamo hasta que, justamente, saliera lo de la urbanización donde le tocaría estar”, señaló.

Giménez recalcó que se trató de un préstamo (atribución que no tiene) y no una adjudicación (mucho menos).-

Además, apuntó que González mostraba estar en una situación tan complicada que, aunque se le aclaró que el terreno todavía no contaba con servicios, aceptó sin inconveniente. “Nos decía: ‘Yo no tengo problema en que no tenga agua ni luz, pero necesito un lugar dónde dormir. Me estoy quedando en un auto, en la calle…’”, detalló Giménez.

“Manejamos todo de manera oficial, incluso fue la camioneta del Instituto para mostrarle el sitio, ni siquiera se usó otro auto”, indicó, dando a entender que nunca se había buscado ocultar el tema.

“Le dijimos que se trajera una casilla, y, en eso, cumplió”, añadió.

“Si él delinque de nuevo, e incita a la toma, es un tema que la justicia deberá tratar, y, si se lo encuentra culpable de ser el instigador, el motivador de lo que sucede, mintiendo a la gente, y un montón de cosas más -porque se habla de una cooperativa llamada Gonzalito que, en realidad, no existe-, el peso de la ley le caerá encima, y nosotros dejaremos sin efecto el préstamo del lote”, manifestó.

En ese sentido, detalló: “Como la toma vino después de que le dimos el lugar, hay claros indicios de que puede ser uno de los que promovió lo que sucede en la zona. Existen muchas cuestiones como para volver a implicarlo en este tema de tomas. Incluso hay videos donde se ve que incita a la gente”.

–¿No es contradictorio prestarle un lote a alguien que tuvo problemas con tomas anteriores?

–En las charlas que tuvimos en el Instituto, él decía que había hecho tomas porque nunca le otorgaron una oportunidad. Es alguien que tuvo problemas con la ley, y es el Estado el que también debe brindarle posibilidades. La justicia ya lo soltó; entonces, para nosotros, es un ciudadano más. No podemos juzgarlo por lo que fue. Pero si vuelve a hacerlo, indudablemente, tendrá las sanciones correspondientes. Hicimos todo en el marco de la normativa, como corresponde. Por la situación de vulnerabilidad, se le dio la posibilidad de reivindicarse con la sociedad. Ahora, si él quiere continuar actuando de ese modo, es, una vez más, problema de la justicia.

–¿Tiene idea de por qué, como parece, habría incitado a que la gente se asentara allí?

–Un hombre que tuvo problemas con la ley, que viene al Instituto y dice que, si le dan la posibilidad, se dedicaría a una vida mejor, y luego repite lo mismo… La verdad es que no sabría decir los motivos por los que lo hace.

Modificado por última vez en Viernes, 10 Septiembre 2021 13:16

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.