Con una ventaja de tres golpes obtenida en la primera ronda de hoy y a la que no renunció en ningún momento, el voluminoso jugador de la PGA que desarrolló sus propios palos y ahora su propio método, se quedó este fin de semana con el Rocket en Detroit.-