El encuentro congregó a unos 38 pastores en una iglesia de calle Vilcapugio, en una franca e incomprenible ruptura del aislamiento y cuarentena ordenado en el país. Llovieron las críticas al Intendente Gennuso pero desde el municipio, destacaron que la reunión era virtual y no presencial. Lo cierto es que sublevó a la población en general.-